El voto electrónico facilita la participación de quien desea hacerlo pero prevé que no podrá acudir presencialmente a la junta.

Aunque la posibilidad de delegar el voto o participar mediante correspondencia postal se  contempla mayoritariamente por las sociedades, el voto electrónico empieza a ser una opción que no debe descartarse.